Mascarillas

CUIDADOS DE LA PIEL

Descubre tu rostro, identifica tu Tipo de piel

Normal: A simple vista está bien hidratada y su textura es compacta. Ya que el organismo cambia permanentemente, es muy raro mantener este tipo de piel toda la vida. Sin embargo, para conservar su equilibrio es importante tratarla según la edad. En la juventud basta aplicar una crema hidratante de día y una nutritiva ligera de noche. Si la piel es madura, conviene además utilizar un producto anti arrugas.

Seca: Generalmente tiene poros finos, luce tanto opaca y es más propensa a agrietarse. Este tipo de cutis no retiene la humedad, por lo que debe evitarse el uso de jabones que incrementen la resequedad. Los desmaquilladores deben ser hidratantes y calmantes. La epidermis seca envejece con mayor rapidez por lo que se debe incluir en la rutina diaria el uso de productos nutritivos y tensores.

 

 

Descarga Aqui un Video Gratis…”Cómo Retrasar su Envejecimiento” Piel Seca

http://www.pielperfectaconmascarillas.com

Grasa: Las glándulas sebáceas producen grasa en exceso, lo que ocasiona la obstrucción de los poros. La ventaja de este tipo de piel es que envejece con mayor lentitud. Requiere de una higiene escrupulosa además de un tratamiento permanente de hidratación. La exfoliación y el uso de mascarillas purificantes son excelentes agentes de control. No es conveniente utilizar productos con fórmulas aceitosas.

Mixta: Es la más común y propensa a los poros abiertos y espinillas. Tiene áreas grasas (Frente, nariz y mentón), la llamada zona T, y secas (mejillas y/o cuello). Los productos que se retiran con bastante agua son los más indicados para tratar este tipo de cutis ya que limpian profundamente, son refrescantes, fáciles de usar y no maltratan la piel. Para su cuidado es necesario aplicar un producto hidrante, evitando la parte central de la cara. En materia de mascarillas, en la zona T se deben aplicar las formuladas para piel grasa, y en el resto de la cara, las nutritivas.

Condiciones particulares

Desde la más delicada hasta la más resistente, la piel del rostro se rebelará si no recibe el tratamiento adecuado.

La piel sensible reacciona ante cualquier agente agresivo. En la mayoría de las ocasiones se produce enrojecimiento debido a cambios de temperatura, al uso de ciertos cosméticos, a los detergentes de algunos limpiadores e incluso al estrés. Esto sucede porque la piel tiene un sistema inmunológico hiperactivo o unas terminaciones nerviosas más sensibles de lo normal. Es mejor no usar productos hipoalergénicos con alcohol y/o colorantes. Para la higiene diaria es importante utilizar una emulsión rica en lípidos, pero sin aceites. No deben faltar los filtros solares con dióxido de Zinc o dióxido de titanio.

La piel oscura es más gruesa y resistente que las demás. Sus glándulas sebáceas producen mayor cantidad de grasa, lo que, a su vez, retarda el proceso de envejecimiento natural. Su regeneración celular es más rápida, por eso suele presentar un aspecto liso y muy suave. Aunque tolera mejor el sol porque posee más melanina, también necesita la protección de un filtro solar. Para su cuidado funcionan bien los productos ligeros sin alcohol y es necesario evitar los que contengan irritantes, como el resorcinol, ya que puede ocasionar la aparición de manchas.

Para un buen inicio recomendamos estos tres pasos:

Aplicar la crema limpiadora sobre frente, nariz, mejillas, mentón y cuello, realizando un masaje lento y profundo con movimientos circulares. Si tu cutis es seco, elige una crema emoliente; si es graso o normal, un producto que se pueda eliminar con agua por las mañanas y una variedad en crema para la noche.

Retirar suavemente el producto con un pañuelo facial, esponja o un pomo de algodón. Si elegiste un producto en gel, retíralo con agua tibia. Las toallitas desmaquilladoras son una buena opción porque contienen ingredientes que aseguran un desmaquillado correcto. Algunas toallitas pueden usarse en los ojos y los labios.

Tonificar: Vierte unas gotas del tonificante sobre un pomo de algodón y aplícalo presionando con suavidad en las diferentes zonas. La función del tónico es cerrar los poros y revitalizar la piel. El cutis graso debe evitar tónicos con alcohol porque las glándulas sebáceas trabajarán con mayor intensidad  y aumentarán la producción de grasa.

Tips Básicos:

  • A causa de los cambios hormonales, la epidermis se vuelve más grasa antes de la menstruación. Para tratarla durante este período, límpiala muy bien y aplica una hidratante sin aceites. Si tu piel es de origen graso, no utilices crema hidratante durante algunos días.
  • Si sientes el cutis tirante, a pesar de que lo estás hidratando correctamente, sólo deberás limpiarlo profundamente en la noche. Cuando te levantes en la mañana, bastará con aplicar un tónico sin perfumes ni alcohol, que contenga ingredientes naturales con acción revitalizante.
  • Antes de dar por finalizada la aplicación del tónico, asegúrate de que el algodón salga completamente limpio.
  • No olvides enfatizar en las áreas difíciles como en las aletas de la nariz. Una vez que este producto se ha asimilado en forma natural, seca el excedente con un pañuelo facial. Realiza este paso con unos ligeros toques para absorber bien toda la humedad.
  • Al terminar este proceso, el rostro estará libre de impurezas y lucirá luminoso y lleno de vitalidad.

Recuerda dejar tus comentarios.

Su Amiga, Amanda, Dedicada A Tu Belleza.

http://www.pielperfectaconmascarillas.com/blog

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: